Estudio en Escarlata librería
Última actualización: 23 de abril de 2018

busqueda avanzada

página anteriorpágina principalcontactar

Bester, Alfred

Alfred Bester nació en Nueva York en 1913. Cursó sus estudios en la Universidad de Pensilvania y publicó sus primeros relatos en Thrilling Wonder Stories a principios de los cuarenta. A continuación hizo carrera de guionista para cómics, radio y televisión, incluyendo seriales como Superman, Batman, Nick Carter, Charlie Chan, Tom Corbett y La Sombra. En los cincuenta regresó a la ciencia ficción y publicó diversos relatos y dos de las novelas más destacadas de la época, El hombre demolido y Las estrellas mi destino, y también una novela policíaca de inspiración autobiográfica sobre el mundo de la televisión, Carrera de ratas. A finales de los cincuenta empezó a trabajar para la revista Holiday, de la que pasó a ser director hasta su cierre en los años setenta. Después de ese periodo, regresó al género con obras como Computer Connection, Golem100 y Los impostores. Vivió durante toda su vida en Nueva York y murió en Pensilvania en 1987, mismo año en que le fue concedido el premio como Gran Maestro por la sf&fwa, la asociación americana de autores. Después de su muerte se encontró el manuscrito de una novela policíaca inédita y, más recientemente, otra inacabada, que fue completado para su publicación por Roger Zelazny.





Lo grotesco
(Eximeno, Santiago)

Lo emotivo. Lo grotesco. Jugar con las emociones del lector desde una perspectiva prohibida. Invitarlo a perderse en un laberinto de emociones mientras el horror más abyecto lo persigue. Melancolía, nostalgia, amor



Oso
(Engel, Marian)

La joven e introvertida Lou abandona su trabajo como bibliotecaria cuando se le encarga catalogar la biblioteca de una mansión victoriana situada en una remota isla canadiense, propiedad de un enigmático coronel.



Que decidan las cerillas
(Salem, Carlos)

En una ciudad sin mar de la que parece imposible escapar, desaparece gente. De noche. Gente de la noche que no le importa a nadie, porque a nadie le importa nada en