Estudio en Escarlata librería
Última actualización: 06 de agosto de 2018

busqueda avanzada

página anteriorpágina principalcontactar

Howard, Robert E.

Robert E. Howard nació en Peaster (Texas) en 1906, cuando todavía humeaba la guerra civil norteamericana, aunque fue en la localidad tejana de Cross Plains donde transcurrió la casi totalidad de su corta vida -pues se suicidó a los treinta años-, en medio de viejos ranchos que aún recordaban las incursiones de los comanches. No obstante el subdesarrollo de las extensas tierras semisalvajes en que vivió, Howard se convierte desde muy joven en uno de los pioneros del «fandom» (el naciente mundo de las publicaciones para aficionados, a las que enviaba entusiasta por correo sus relatos fantásticos) y en discípulo destacado de la «escuela del Horror Cósmico» -fundada por su amigo epistolar, y también excéntrico personaje, H. P. Lovecraft-, además de coautor, junto con otros muchos, de las Sagradas Escrituras del horror cósmico que constituyen el extenso ciclo de relatos denominado «Los Mitos de Cthulhu». Aparte de su contribución a los citados Mitos, Robert E. Howard es sobre todo admirado por su aportación fundamental, con el héroe bárbaro Conan el Cimerio, al surgimiento y auge del género que aúna las historias de aventuras, la antigüedad semisalvaje y el terror sobrenatural bajo la denominación de «fantasía heroica» o «sword & sorcery» (espada y brujería).



Cuentos completos
(Wilde, Oscar)

(2ª edición) Antes de alcanzar fama universal como autor de teatro y brillante conversador, Oscar Wilde ganó su prestigio inicial con la publicación de sus primeros cuentos: la aparición de El crimen



Estrellas son legión, Las
(Hurley, Kameron)

En los confines del universo, la Legión, un sistema de naves-mundo que se van pudriendo poco a poco, se desplaza por los intersticios de las estrellas. Parece que nada es capaz de



Piratas vascos. Corsarios, bucaneros y filibusteros
(Rectoran, Pierre)

De la piratería, a la que uno de sus más reconocidos historiadores, Philip Gosse, ha considerado, con británico humorismo, el segundo oficio más antiguo del mundo, se ocupan miles de libros sin