Estudio en Escarlata librería
Última actualización: 23 de septiembre de 2017

busqueda avanzada

página anteriorpágina principalcontactar

Una mina llamada Infierno de Alejandro Gallo.

02-12-2005

El viernes 2 de diciembre a las 19:30 se presentó Una mina llamada Infierno de Alejandro M. Gallo. Manuel Garí, colaborador de El País, presidente de la Fundación Viento Sur y Ezequiel Pérez, Zeki, editor de La Gangsterera, estuvieron con el autor.

Alejandro M. Gallo(Astorga, 1962) Novelista y animador cultural, ejerce como Jefe de la policía local de Gijón.

Una serie de misteriosos asesinatos sacuden la cuenca minera leonesa. Las víctimas sólo tienen en común haber trabajado en la mina Infierno, propiedad de los dueños y señores del valle. La policía encarga al joven inspector T. Ramalho da Costa que se infiltre en la población minera como un trabajador más. Allí conocerá de primera mano los sueños, las frustraciones, los miedos, el pasado y el presente de sus gentes... Incluso olvidará que es policía y cuál es su peligrosa misión. El entorno al rojo vivo de la mina, la especulación urbanística y financiera, la explotación sin escrúpulos y el crimen organizado se dan cita en esta explosiva y trepidante obra de acción y emoción a raudales, única en su género al mezclar los ingredientes puros y duros de la novela negra con la recreación del complejo y laberíntico mundo minero. Una lectura apasionante que confirma a Alejandro M. Gallo como uno de los mejores autores de novela negra.

Más información

 


Fariña
(Carretero, Nacho)

Coca, farlopa, perico, merca, Fariña. Nunca Galicia comercializó un producto con tanto éxito. Aunque ahora parezca una pesadilla lejana, en los años 90 el 80 por ciento de la cocaína desembarcaba en



Días contados
(Madrid, Juan)

Antonio, un fotógrafo ambicioso, cumple una tarea en Malasaña: una Guía de lo que fue la Movida de Madrid. Mientras realiza el trabajo se relaciona con Charo y Vanesa, dos jóvenes prostitutas



Entre dos aguas / Con anuncio / En caída libre
(Ribas, Rosa)

Cornelia Weber-Tejedor es una mujer compleja, medio alemana, medio española, a veces no está segura de si le ha tocado lo mejor o lo peor de ambas culturas. Algo hipocondríaca, fan de