Estudio en Escarlata librería
Última actualización: 18 de noviembre de 2017

busqueda avanzada

página anteriorpágina principalcontactar

A 40 kms del Pacífico y 30 de Charles Chaplin

Jardiel Poncela, Enrique

ISBN: 978-84-92403-57-8
15,95 €

Materia: Afines y otros
Editorial: Rey Lear
Idioma: Castellano
Nº Edición: 1
Fecha de edición: 05-2011
Encuadernacion: Rústica
Tamaño: 23 x 16 cm.
168 páginas

Otros libros de Jardiel Poncela, Enrique

Entre 1932 y 1935, Enrique Jardiel Poncela viajó en dos ocasiones a Hollywood, contratado como guionista por los estudios de la Fox Film Corporation. Allí también logró rodar, con un equipo técnico totalmente norteamericano, la película en verso Angelina o el honor de un brigadier, basada en una de sus grandes comedias.Su experiencia en Los Ángeles, ciudad que él sitúa a 40 kilómetros del Océano Pacífico y a 30 de Charles Chaplin, es el núcleo central de este libro, que comienza en una estación de ferrocarril de París y acaba en un teatrode Madrid, de la mano de la actriz Catalina Bárcena. El ingenio y el poderoso sentido del humor de Jardiel, que constantemente roza el absurdo y el surrealismo, convierten su aventura norteamericana en un relato apasionante sobre un mundo que a él le parece a medio construir pero que le fascina: los rascacielos de Nueva York —«la ciudad menos parecida a Madrid que más se parece a Madrid»—, la atmósfera mafiosa de Chicago, las palmeras de California… De cada sitio se lleva un posavasos, la carta del menú, una postal con la que ilustrar el texto. A todo ese material documental, esta edición prologada por su hija Evangelina añade numerosas fotografías del paso de Jardiel por Hollywood, como particular homenaje a su memoria.

¿Quieres comentar este libro?



Oso
(Engel, Marian)

La joven e introvertida Lou abandona su trabajo como bibliotecaria cuando se le encarga catalogar la biblioteca de una mansión victoriana situada en una remota isla canadiense, propiedad de un enigmático coronel.



Vida sumergida, La
(Adón, Pilar)

En una casa aislada rodeada de tierra, iluminada por los rayos de luz que atraviesan las vidrieras de la parte más elevada de los pasillos, una mujer le pide a otra que