Estudio en Escarlata librería
Última actualización: 24 de abril de 2019

busqueda avanzada

página anteriorpágina principalcontactar

Alter ego. Cuentos de dobles (una antología)

VV.AA.

ISBN: 978-84-9841-076-1
23,90 €

Materia: Terror
Editorial: Siruela
Edición de: Molina Foix, Juan Antonio
Idioma: Castellano
Nº Edición: 1
Fecha de edición: 02-2007
Encuadernacion: Tapa dura
Tamaño: 22 x 15 cm.
357 páginas

Otros libros de VV.AA.

Pocos conceptos han obsesionado la imaginación humana tan perdurablemente y con tanta obstinación como el del doble. Esta antología recoge una selección suficientemente representativa de relatos basados en este motivo literario, que no se sistematizó como tal hasta el romanticismo alemán, aunque estrictamente la presencia de «dobles» se remonta a textos tan remotos como La epopeya de Gilgamesh, el Mahabhárata o las leyendas heroicas de la mitología griega.
Álter ego ofrece un panorama bastante completo y variado sobre el tema, e incluye textos (en orden cronológico) de los románticos alemanes E. T. A. Hoffmann y Achim von Arnim, los norteamericanos Nathaniel Hawthorne, Henry James y Ambrose Bierce, los franceses Théophile Gautier, Guy de Maupassant y Marcel Schwob, los británicos R. L. Stevenson y H. G. Wells, y como muestras más recientes, el polaco Joseph Conrad, el peruano César Vallejo y el español, conspicuo representante de la generación del 98, José María Salaverría.

¿Quieres comentar este libro?



Lukundoo y otros relatos extraños y terroríficos
(White, Edward Lucas)

Edward Lucas White nació en Bergen (New Jersey) en 1866 y desde muy joven mostró una gran pasión por la Historia, especialmente la de la antigua Roma. Se graduó con honores en



Un dios de paredes hambrientas
(Cook, Garrett)

Entre estas paredes soy Dios.
Siempre he estado aquí y siempre existiré. Entre estas paredes tengo total control de lo que ves, lo que sientes y lo que piensas. Transformo la realidad según



Zombi
(Oates, Joyce Carol)

Quentin es arrestado por agresión sexual a un menor; sin embargo, y aunque su sentencia queda suspendida, debe visitar regularmente a su agente de la condicional y a su psiquiatra, además de